martes, 17 de febrero de 2015



















“¿Me equivoqué tanto, entonces, en definitiva? Ahora ya no existe,
y hay días en que la realidad de su existencia me llega con una fuerza
inmensa, abrumadora; y, sin embargo, por mi honor, hay también momentos
en que desaparece de mí; visto como un espíritu desencarnado,
extraviado entre las pasiones de esta tierra, dispuesto a entregarse con
fidelidad al reclamo de su propio mundo de sombras.
¿Quién sabe? Se ha ido con el corazón inescrutable (…)”

Lord Jim
Joseph Conrad